Saltar al contenido

Límites, medios sociales y ética, ¡oh Dios!

Límites, medios sociales y ética, ¡oh Dios!

<img src="https://compagnia-dello-yoga.it/wp-content/uploads/dummy-transparent-omc2i23x5v4akv1pahgd0wakouz3ncowextypw0ou0.png" alt="Límites, medios sociales y ética, ¡vaya!"

Por Raquel Soler Publicado el 6 de agosto de 2015 en Formación y Educación, Enseñanza de YogaLímites, medios sociales, y la ética, oh mi!2015-08-06Raquel Soler/facebook.png 0

Los estudiantes de yoga me hacen amigos en Facebook todo el tiempo.

Ver, como profesor de yoga, trabajo en una industria donde se valora la conexión personal. Tengo el placer de trabajar con algunos de mis estudiantes de yoga hasta cuatro veces a la semana. Conozco sus nombres, sus lesiones, su sentido del humor. Antes y después de la clase, compartimos historias y nos conectamos sobre los acontecimientos de la vida. A veces, estas conexiones en línea conducen a encuentros en tiempo real (café, a veces evolucionando a amistades). De hecho, uno de mis mentores de yoga me aconsejó: «Trate a sus estudiantes como amigos». No más. Ni menos». Además, mi personalidad de profesor es familiar y sincera; aunque nunca siento que se expongan, mis anécdotas en clase son frecuentemente de naturaleza personal y a menudo cuento historias sobre relaciones y experiencias personales.

Crear límites claros puede ser difícil cuando se trabaja en una industria que parece estar tan enfocada en «construir comunidad». Además, las redes sociales son la moneda de los contratistas privados, es decir, el número de «amigos» que tengo en Facebook dicta mi esfera de influencia. Si tengo un taller o un entrenamiento en camino, quiero tener una comunidad robusta para crear un evento exitoso. Así que los profesores de yoga están atrapados en un interesante aprieto: queremos comunidades extensas que aprovechen nuestras conexiones personales, pero al mismo tiempo, necesitamos tener límites que respeten la privacidad de nuestros estudiantes.

Como un intento original de separación, he creado una página profesional y un perfil personal. Sin embargo, los estudiantes que me buscan frecuentemente encuentran mi página personal primero e inician amistades. Dada la calidez de la naturaleza de nuestra relación, se siente grosero no ser «amigos». Así que tanto mi página como mi perfil son ahora de dominio público. Y aunque tuviera una separación completa, publicar cualquier cosa personal en Facebook es arriesgado ya que las publicaciones de uno pueden ser vistas en las líneas de tiempo de los demás. Como resultado, no publico nada que considere demasiado personal en Facebook. Tal vez la publicidad de Facebook lleve a un aumento de la comunicación. En otras palabras, no hay tal cosa como «hablar a espaldas de alguien» porque alguien puede darse la vuelta en cualquier momento. Incluso los mensajes privados podrían ser capturados y enviados por correo electrónico. Cualquier cosa escrita puede – y podría ser – usada en su contra en una corte de opinión pública, si no de la ley.

En esta luz, tal vez podemos ver la disolución de la privacidad como una oportunidad para dar un paso adelante, en lugar de escabullirse bajo tierra. Si todo nuestro comportamiento puede ser expuesto, tal vez nos comportemos mejor. En lugar de lamentar la falta de privacidad, vamos a adoptar un comportamiento que sea siempre apto para el consumo público. Actuemos y hablemos de manera que no nos haga sentir avergonzados. Y tal vez en esta luz, podemos ser más tolerantes y compasivos acerca de los comportamientos que son revelados que pueden no ser ideales. Porque esa piedra virtual que se lanza en Facebook puede volver y morder nuestros traseros en Twitter. Límites, privacidad y uso de los medios sociales en la educación superior: ¿Qué piensan, quieren y hacen los estudiantes? Selected Papers of Internet Research 14.

Burner, K. & Dennen, V. Friending and Footprints: 15. Privacidad y cuestiones éticas del uso de Facebook en la educación superior.

Crédito fotográfico.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies