Saltar al contenido

¡5 buenos reflejos ayurvédicos para el verano!

¡5 buenos reflejos ayurvédicos para el verano!

Tienes todo tipo de artículos sobre yoga en nuestra tienda: nuestra tienda

Tienes todo tipo de artículos sobre yoga en nuestra tienda: nuestra tienda

Esterillas Yoga

Ladrillos yoga

El verano es la estación de la plenitud, el calor y el brillo. Para sentirnos bien, el ayurveda, una ciencia milenaria, nos ayuda con muchos consejos. ¡Sigue al guía!

1. centrarse en los sabores dulce, amargo y astringente

Estos sabores son refrescantes para calmar al Pitta en ascenso. En general, los productos de temporada son equilibrados, pero hay excepciones, a menudo especies importadas o demasiado ácidas en exceso, que van en contra de la corriente.

2. Coma bastante caliente, regularmente y añada un toque de especias

Nuestro fuego digestivo es más débil en el verano; el calor externo disipa el calor interno, el metabolismo se ralentiza y el hambre se seca. Los alimentos cocinados son preferibles porque son más fáciles de digerir, especialmente por la noche. Una ensalada mixta es preferible a la hora del almuerzo. Evitar los ayunos que aumentan el Pitta; por lo tanto, hay que pensar en el desayuno, aunque sólo sea de frutas. La solución: aumentar el fuego digestivo añadiendo un poco de comida picante y bebiendo una estimulante tisana antes de comer (manzanilla, achicoria, genciana).

3. ¡Utiliza aceite!

En verano, el aceite es necesario para reavivar la llama digestiva. Al condimentar o cocinar, se favorece el aceite de oliva, que purga el hígado y la vesícula biliar, el aceite de coco, que refresca y estimula el metabolismo, y el aceite de colza.

4. Hidratar el placer y la salud

Si el calor le hace desear cubitos de hielo, debe evitar beber agua helada, especialmente después de las comidas, que inhibe la actividad de las enzimas. Opte por las plantas aromáticas refrescantes en infusión: menta, calamar, manzanilla, lavanda, cáscara de naranja, achicoria… También se pueden dejar en infusión por la noche para hacer perfumes o jarabes fragantes.

5. Busca la frescura en la naturaleza, el agua y las amistades

El verano es el momento de acercarse al agua para equilibrar el calor. Ya sea en un lago, un río, el mar o nuestra bañera, el agua se calma y se regenera. Así que este no es el momento de asarse al sol o de esforzarse, sino de tumbarse en el verde protegido, disfrutar de las largas noches estrelladas, tomar cálidos baños lechosos y floridos… La luz nos atrae al exterior para pasar el tiempo al aire libre, pero también para llegar a los demás. Nada es más refrescante que la presencia de amigos y momentos de ternura.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies