Saltar al contenido

Recuperando una relación serena con la comida

Recuperando una relación serena con la comida

Tienes todo tipo de artículos sobre yoga en nuestra tienda: nuestra tienda

Tienes todo tipo de artículos sobre yoga en nuestra tienda: nuestra tienda

Esterillas Yoga

Ladrillos yoga

Si bien la práctica del yoga no es en absoluto una “terapia”, puede tener efectos positivos en los “trastornos de la alimentación”, ya sea de forma preventiva, como tratamiento complementario, o para consolidar la curación.

Si los “trastornos alimenticios” (ED) – anorexia, bulimia o atracones – son una especie de cruzada hostil contra uno mismo para mejorar, corregir o incluso castigarse implacablemente, el yoga promueve una mayor conciencia de sí mismo y una actitud no crítica hacia uno mismo. Permite experimentar la relajación y descubrir el propio cuerpo de una nueva manera, dando más importancia al “ser” que al “parecer”. La práctica del yoga también puede dar lugar a una nueva forma de ver la propia vida: relativizar, poner en perspectiva y simplemente no permanecer aislado.

La práctica

Las posturas que proponemos aquí están diseñadas para equilibrar las funciones digestivas y combatir la ansiedad anclando y estimulando la energía vital. Movilizan el diafragma, masajean las vísceras, estimulan el fuego digestivo, traen calma, confianza, calma y anclaje mientras desarrollan la benevolencia hacia uno mismo. Asegúrese de practicar a cierta distancia de las comidas y esté atento a las sensaciones de la región abdominal (calor, movimiento, vacío o plenitud).

Uddiyana Bandha /Respiración abdominal en el suelo

Estira los brazos detrás de la cabeza, exhala y mantén los pulmones vacíos. Con la barbilla hacia abajo, dilata la caja torácica como si fueras a respirar pero sin dejar entrar el aire. Apriete y levante los esfínteres anal y urinario simultáneamente. Sentirá su vientre como si fuera “aspirado” hacia arriba y hacia su columna vertebral. Asegúrate de relajar el vientre antes de inspirar tan pronto como sientas la necesidad.

Parivritti Utkatasana / The Twisting Chair

Dobla las rodillas y coloca tu mano derecha en la parte baja de la espalda y con tu mano izquierda, tira de tu rodilla derecha hacia la izquierda. Al inhalar, gire el busto a la derecha, manteniendo el hombro izquierdo abierto. Esta postura desarrolla la fuerza de la parte inferior del cuerpo y la flexibilidad de la columna vertebral. Manténgase entre 2 y 4 respiraciones en esta postura y déjelo mientras inspira. Tómese unos momentos para sentir los efectos de este trabajo y repítalo en el otro lado.

Virabhadrasana II /El Guerrero II

Con las piernas bien abiertas, gira el pie izquierdo hacia la izquierda. Con los brazos extendidos paralelos al suelo, exhalen doblando la pierna izquierda hasta que la tibia esté perpendicular al muslo. Asegúrate de mantener el mismo peso en ambos pies. Gire la cabeza a la izquierda y dirija su mirada, franca y firme, a su mano izquierda. Respira con calma y mantén la postura entre 2 y 4 respiraciones. Esta postura aumenta la resistencia, al tiempo que proporciona fuerza, determinación y estabilidad. Vuelva y repita con la otra pierna.

Masaje Hara

Póngase de pie con los pies separados a lo ancho de la pelvis. Ponga sus manos en la parte baja del abdomen, los hombros relajados, y comience un masaje circular en el abdomen en el sentido de las agujas del reloj. Siga respirando de forma constante durante el movimiento. Termina con las manos en el ombligo y siente el calor y la suavidad que irradia este centro.

Artículo escrito por Ananda Ceballos; poses: Alex Grayo; fotos Sébastien Dolidon.

Encuentra la práctica completa sobre desórdenes alimenticios en nuestra edición especial “Sanando con Yoga”.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies