Saltar al contenido

El yoga, una ventaja a cualquier edad

El yoga, una ventaja a cualquier edad

Tienes todo tipo de artículos sobre yoga en nuestra tienda: nuestra tienda

Tienes todo tipo de artículos sobre yoga en nuestra tienda: nuestra tienda

Esterillas Yoga

Ladrillos yoga

A medida que envejecemos, surgen necesidades específicas. El yoga trae respuestas concretas para mantener y mejorar la condición física y mental.El yoga cumple los tres criterios esenciales para los mayores: actividad de bajo impacto en el corazón, ejercicios que ayuden a desarrollar la resistencia y la fuerza, y finalmente, el estiramiento. Puede practicarse incluso con una condición física reducida, en cualquier lugar y sin equipo especial. Siempre y cuando se respete el cuerpo y sus sensaciones: “Sobre todo, no quieras ir más allá de tus límites para demostrarte a ti mismo que puedes hacerlo”, advierte Patricia Girou, profesora de yoga para personas mayores en la Dordoña. Por el contrario, la idea es más bien tomarse el tiempo y escuchar al propio cuerpo a través de la respiración y las posturas adaptadas. Al final, los profesionales encuentran alivio, menos estrés, más disponibilidad. Los ancianos también son conscientes de que la práctica regular mejora el equilibrio, la flexibilidad, la capacidad respiratoria, la presión arterial e incluso la digestión.
Nadie es demasiado viejo Para Patricia Girou, “es esencial tener en cuenta las condiciones físicas de cada persona mientras se sigue su evolución a lo largo de las sesiones. Con la edad, los profesionales tienen necesidades específicas en cuanto a movimiento, respiración y atención para recuperar la confianza en su cuerpo y su potencial”. Sin embargo, si es necesario aceptar una cierta vulnerabilidad, no induce a resignarse antes de tiempo ni a sobreprotegerse por miedo. “Nadie es demasiado viejo, demasiado rígido, demasiado gordo o demasiado débil”, dice Patricia. El yoga es accesible y beneficioso tal y como somos. Su enfoque de la práctica, su autoconciencia y su implicación en las posturas se basa en la armonía y el respeto de los límites del momento.Tomar posesión de la propia práctica Lo que llama la atención de los mayores es su forma de tomar posesión de su actividad. Para los profesores de yoga, no hay contraindicaciones pero es imperativo conocer y tener en cuenta el estado general de la persona y la hora del día en que se realiza la sesión. Un profesor competente corregirá las posturas y nunca empujará a la fuerza. Los movimientos son suaves, el trabajo de respiración es esencial así como el formulario médico que se rellena antes de empezar… El siguiente paso es seguir las clases con regularidad. Incluso cuando uno ha tenido una actividad física regular, parece claro que la práctica del yoga aporta algo más a las personas mayores, una combinación de bienestar general (control del estrés, insomnio, aumento de la vitalidad, vinculación social…) y beneficios físicos (mejora del equilibrio, la inflamación, el sistema digestivo…).

Inspirado en artículos de Esprit Yoga

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies