Saltar al contenido

Saludos al sol

Saludos al sol

Tienes todo tipo de artículos sobre yoga en nuestra tienda: nuestra tienda

Tienes todo tipo de artículos sobre yoga en nuestra tienda: nuestra tienda

Esterillas Yoga

Ladrillos yoga

En nuestra serie de saludos especiales, descubre la riqueza de los saludos al sol y sus variaciones…

sun salutation

El simbolismo de la estrella solar

La composición de su nombre arroja luz sobre su origen y significado. En sánscrito, Surya se refiere al sol y Namaskar al acto de respeto y devoción. Como muchas otras civilizaciones, el sol ocupa un lugar muy importante en la cosmología hindú y está presente en muchos ritos y celebraciones. Una importante deidad de los Vedas, dispensador de vida, destructor de la oscuridad, el sol trae calor, energía, crea el día y la noche, el ciclo de las estaciones. Es probable que en la antigüedad esta serie fuera parte de los rituales asociados con la celebración de la estrella solar. Al rendir homenaje al sol, el saludo permite desarrollar y encarnar en nuestro cuerpo, una especie de microcosmos, las cualidades del sol: resplandor, unicidad, calor, intensidad, energía, resplandor, luz, fuerza de acción, lado masculino. Reconocemos nuestra dependencia del sol para nuestra supervivencia en la tierra. Entonces crecemos en humildad dentro de nosotros mismos, respeto por la naturaleza y un sentido de gratitud por lo que se nos ofrece. Como siempre en el yoga, las dimensiones espirituales y físicas están estrechamente vinculadas.

Una secuencia de posturas

Generalmente el yoga nos invita a permanecer en las posturas durante mucho tiempo. El saludo es dinámico y fluido, organizado en torno a una alternancia de flexiones, que evocan el acto de postración, y extensiones, que abren el cuerpo y la mirada hacia el cielo. Al añadir inclinaciones en ciertos saludos, se armonizan las corrientes femenina (receptiva) y masculina (activa). Los giros amplían nuestro campo de percepción y conciencia.

En los saludos, el cuerpo está en constante movimiento, cada postura está encajada en una fase de respiración y cada fase de respiración trae un nuevo movimiento. El ritmo de la respiración se acelera, el calor comienza a invadir todo el cuerpo, recordándonos los beneficios del calor del sol. Hay una forma de externalización de la energía, creamos la unión entre la interioridad y la exterioridad, entre el cuerpo físico y el espíritu, entre la individualidad y la totalidad. El saludo permite a los principiantes trabajar con la energía bruta, para refinarla, para hacerla más sutil. Esta fase les permite encontrar gradualmente flexibilidad, fluidez y elevación. El saludo se convierte entonces en una danza, llevándonos a un estado modificado de presencia y conciencia.

Inspirado en artículos de Esprit Yoga

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies