Saltar al contenido

Retiros de yoga y bienestar en el extranjero, ¿sigue siendo esto viable en la era del calentamiento global?

sobredosis de bienestar

Retiros de yoga y bienestar en el extranjero, ¿sigue siendo esto viable en la era del calentamiento global?

Tienes todo tipo de artículos sobre yoga en nuestra tienda: nuestra tienda

Tienes todo tipo de artículos sobre yoga en nuestra tienda: nuestra tienda

Esterillas Yoga

Ladrillos yoga

Salir de la zona de confort, reducir la disonancia cognitiva, ¿esto sólo se aplica en la alfombra? La cuestión ambiental nos empuja ahora a pensar y actuar a nivel mundial. por Sahra Leclerc y Céline Chadelat el 28 de octubre de 2019 Mientras que el mercado mundial del turismo de bienestar está experimentando un fuerte crecimiento [1], el yoga, una gran celebridad entre las prácticas de bienestar, sigue siendo un fuerte argumento para aumentar el número de viajeros en una estancia. Sin embargo, esta forma de viajar se enfrenta a la realidad ambiental de que el turismo es responsable del 8%[2] de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Una cifra que aumenta constantemente. Por muy atractivo que sea, este turismo, que incluye retiros, pasantías, visitas, es en realidad una amenaza para los ecosistemas y el futuro de nuestro planeta. En un momento en que la portavoz de la ecología, Greta Thunberg, ha estado creando conciencia de la urgencia ambiental, ¿cómo podemos conciliar el deseo de la práctica y las vacaciones, sin caer en la trampa del marketing del turismo masivo? ¿Debemos excluir de nuestros proyectos cualquier retiro en el extranjero? ¿Podemos actuar de forma sostenible en esta zona? ¿Qué debemos hacer con la ética inherente a la práctica del yoga, cuando viajamos al otro lado del mundo durante 8, 10, 15 días de retiro? Si el equilibrio ecológico de nuestro planeta paga un alto precio por las consecuencias del exceso de tráfico aéreo, observemos también los otros daños colaterales de estos viajes: playas inundadas de basura, ríos desviados de sus cauces para las necesidades de los grandes complejos hoteleros, lo que ha provocado la desertificación de zonas habitadas, fauna que ya no se reproduce por falta de hábitat viable, especies endémicas en peligro de extinción, poblaciones privadas de sus tierras agrícolas y de los hitos culturales (árboles sagrados, templos, fuentes de agua…), bosques arrasados para la construcción de infraestructuras.La paja plástica en una playa de Goa Yoga se basa en una elaborada e inequívoca base filosófica. Los principios de no daño, respeto y benevolencia hacia todos los seres vivos, agrupados bajo el término sánscrito Ahimsa, hacen una clara declaración de un curso de acción incompatible con la degradación y el deterioro de nuestro medio ambiente.Algunas cifras sobre el impacto ecológico de los viajes aéreos Un viaje de ida y vuelta de París a Bali emite unas 5 toneladas de CO2 a la atmósfera, mientras que un viaje de ida y vuelta a Delhi emite 2,88 toneladas. Mientras que producimos 1 tonelada de CO2 por año para viajar en coche (entre 5.000 y 7.000 km), hoy en día, para limitar el calentamiento global a 2 grados, el nivel de emisiones de CO2 por persona tendría que estar entre 1,6 y 2,8 toneladas de CO2 por año. Este es el objetivo de las políticas de transición energética para 2050, que no se están aplicando actualmente. La actual trayectoria de calentamiento es por lo tanto del orden de +3 a 4 grados.Si respetamos las 2 toneladas por año, se podrían evitar grandes alteraciones climáticas. Sin embargo, en unas pocas horas de vuelo, esta cifra se duplica o cuadriplica. Estas cifras revelan lo mucho que la cuestión climática exige un profundo replanteamiento de nuestra forma de vida.Finalmente, los últimos estudios muestran que estamos muy lejos de estas perspectivas: nuestra huella de carbono – que combina las emisiones de CO2 en Francia + las emisiones ligadas a nuestras importaciones + otros gases de efecto invernadero – es de 11,2 toneladas de CO2/año/habitante. Aquí hay una tabla que muestra las emisiones de CO2 de ida y vuelta para una persona y luego para un grupo de 15 personas que viajan a estos países: Destinos desde París India (Delhi)2,88 toneladas 43,2 toneladasBali (Denpasar)5,44 toneladas81,6 toneladasMarruecos (Agadir)1,36 toneladas20,4 toneladasEspaña (Ibiza)2,22 toneladas33,3 toneladasBordeaux (Francia)0,30 toneladas4,5 toneladas* según la calculadora del sitioco2. orgDespués de mirar esta tabla, entendemos que estamos lejos de estos objetivos, más aún acumulando varios viajes por año. El yoga, al convertirse en un loable pretexto para viajar, está por lo tanto contribuyendo al cambio climático.La pregunta ya no es “por qué viajar” sino “cómo viajar”.La pregunta ya no es “por qué viajo”, porque todo el mundo está convencido de que tiene una buena razón: una poderosa necesidad de reconectarse consigo mismo, de recargar sus baterías, de interrumpir esos interminables inviernos, de encontrar una nueva cultura… esto es subjetivo y pertenece a todos. Por otro lado, la pregunta que nos preocupa a todos es “cómo viajo”: la práctica del yoga, de la que se derivan los sistemas de retiros y pasantías, se ha convertido en una industria que, con cada temporada, es cada vez más contaminante. Por lo tanto, las soluciones deben ser propuestas en primer lugar por los actores de este sector: los profesores que llevan a decenas de personas a miles de kilómetros de distancia varias veces al año, y los profesores que son responsables de los sistemas de formación y retiro.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies