Saltar al contenido

El cuerpo, escena de la presencia

El cuerpo, escena de la presencia

Tienes todo tipo de artículos sobre yoga en nuestra tienda: nuestra tienda

Tienes todo tipo de artículos sobre yoga en nuestra tienda: nuestra tienda

Esterillas Yoga

Ladrillos yoga

En las posturas de yoga, el cuerpo se convierte en el escenario de una presencia tierna y suave, clara, aguda y sobre todo abierta del yo.Ramana Maharshi, un hombre lleno de sencillez y luz que vivió en el sur de la India, junto a la montaña sagrada de Arunachala, es probablemente uno de los sabios del siglo XX que mejor habló de la presencia pura. Un día, cuando era adolescente, tuvo una experiencia espontánea asombrosa. Sola en casa, de repente sintió que la muerte se apoderaba de él. Más curioso que asustado, permaneció presente y observó. En lugar de tener miedo, en lugar de luchar, decidió escuchar y experimentó el Absoluto (Brahman), es decir, el despertar.Los Upanishads hablan de este Absoluto como “pura presencia-conciencia-felicidad” (sat-cit-ânanda). Sat, la existencia pura, sería el fundamento de cualquier presencia particular. Se trataría de una conciencia infinita, muy distinta del conocimiento humano. Finalmente, Ananda, la dicha suprema, sería una consecuencia lógica de Sat and Cit, ya que la dicha implica estar totalmente presente para uno mismo. Este Absoluto (Brahman) sería incluso la única verdad de la creación y constituiría nuestra profunda naturaleza. Pero si esta es nuestra verdadera naturaleza, ¿por qué no está permanentemente accesible?Hay muchas teorías y técnicas desplegadas en la India para explicar el “poder de velar” (maya) de esta presencia y la “ignorancia” (avidya) de su existencia. Con una conciencia nublada, empañada por una capa de pensamientos que oscurecen nuestra mirada y proyecciones que ocultan lo real, nuestra vida se desarrollaría en el olvido del ser. Entonces, ¿cómo podemos capturar el Ser, si no puede ser captado por el pensamiento y menos aún expresado por el habla?La respuesta que trae el yoga atraviesa el cuerpo y muestra toda la originalidad y modernidad de esta disciplina milenaria. Sólo a través del cuerpo el ser humano se inserta en la vida, con todos sus ritmos y pulsaciones. Es en el cuerpo donde la presencia pulsa en el corazón de la creación. La presencia implica vivir un momento que dura y gracias al cuerpo podemos recogerlo, como el rocío de la mañana. En las posturas de yoga, el cuerpo se convierte en el escenario de una presencia tierna y suave, clara y aguda y sobre todo abierta. Enigmática presencia en sí misma, esta apertura es un gesto indispensable de frescura que, apuntando hacia la “pura presencia” (Sat), capta su resonancia, vibra con un calmado silencio interior y entra en sintonía con él. El yoga nos enseña a estar plenamente presentes en el mundo, en los demás, en la naturaleza, en el resplandor de la existencia, a tomar conciencia de nuestra pertenencia al universo y a responsabilizarnos de nuestra presencia, en toda su profundidad y dignidad.Artículo que se encuentra en el número 46 de Compagnia dello yoga, escrito por Ananda Ceballos.Doctora en Estudios Hindúes, Ananda Ceballos es también formadora en la Escuela Francesa de Yoga y psicóloga especializada en trastornos de la alimentación (www.yoome.fr).

Inspirado en artículos de Esprit Yoga

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies