Saltar al contenido

10 buenas razones para hacer yoga

10 buenas razones para hacer yoga

Tienes todo tipo de artículos sobre yoga en nuestra tienda: nuestra tienda

Tienes todo tipo de artículos sobre yoga en nuestra tienda: nuestra tienda

Esterillas Yoga

Ladrillos yoga

¿Te atrae el yoga, pero dudas en dar el salto?

ThinkstockPhotos 479877486

Para ayudarte a tomar una decisión informada, aquí tienes una lista (nada exhaustiva) de buenas razones, conocidas y desconocidas, para empujar la puerta de una sala de yoga.

1 – Suaviza todo el cuerpo. El yoga moviliza y activa varias regiones del cuerpo (columna vertebral, rodillas, hombros, codos, cabeza…). Importante cuando sabemos que son los ligamentos (tejido articular) los que sienten la velocidad, el movimiento, la posición del cuerpo y dan la información correspondiente al cerebro (propiocepción). Los movimientos se liberan, se amplifican gradualmente. Tres meses de práctica ya nos permiten notar un verdadero ablandamiento . Y es especialmente cuando te sientes particularmente rígido o poco flexible que deberías acercarte al yoga y descubrir cuánto puede cambiar tu cuerpo.

2 – Tonifica y fortalece los músculos . El yoga hace que todo el cuerpo trabaje de forma suave pero constante, alternando flexiones, extensiones, giros, estiramientos. Solicitado sin brutalidad, los músculos se fortalecen, se alargan, se relajan y recuperan el verdadero tono. Este desarrollo es equilibrado y global, ya que afecta a los músculos superficiales y profundos.

3 – Refina y realza la silueta . Suavizado y tonificado, el cuerpo recupera un soporte y desgaste natural. Se mantiene erguido sin esfuerzo, parece haber ganado en altura. La cintura está dibujada. Las piernas y los brazos están más firmes. El paso es más ligero, los movimientos más elegantes, la postura de todo el cuerpo es más equilibrada y sin rigidez.

4 – Facilita una dieta equilibrada . El yoga no está en exceso y, poco a poco, esta actitud se transmite a nuestra dieta. El cuerpo se vuelve naturalmente más sensible y más receptivo al exceso de grasa, azúcar, carne y productos industriales. Muchas posturas tienen un efecto estimulante sobre las vísceras y se facilita el proceso digestivo. Esta dieta más equilibrada a menudo conduce a la pérdida de peso, o al control sin esfuerzo de la estabilidad del peso.

5 – Mejora la respiración. En el yoga, las posturas y la respiración están siempre estrechamente asociadas. La respiración yóguica, el pranayama, desarrolla la capacidad respiratoria revitalizando zonas de los pulmones que no se suelen utilizar. Al regular la respiración, el pranayama también ayuda a controlar la ansiedad y el estrés (véase el siguiente punto)

6 – Ayuda a contener el estrés . El control de la respiración es una técnica muy efectiva para manejar momentos de estrés intenso, miedo escénico, ansiedad. Si tantos actores o cantantes practican yoga, es también porque les permite controlar un exceso de emociones descontroladas. En general, es todo el proceso del yoga que funciona como un gran antiestrés. Ayudándonos a dejar ir y distanciarnos de las pequeñas y grandes preocupaciones de nuestra vida, el yoga nos devuelve constantemente a lo esencial, de lo cual el estrés es raramente una parte.

7 – Trae calma y serenidad . En el nivel más profundo del proceso yóguico está la voluntad de liberarse de las limitaciones, de sumergirse en las profundidades de uno mismo para encontrar la paz, la serenidad y la armonía. La relajación, el pranayama, el enfoque en el presente son todas técnicas que tienen un efecto calmante y restaurador. Ayudan a reducir el ritmo cardíaco y a disminuir la presión sanguínea. A menudo una clase de yoga termina con una fase de relajación que sumerge al individuo en un estado de bienestar muy agradable.

8 – Mejora la capacidad de concentración. La práctica del yoga está hecha de una multitud de detalles. La alineación del cuerpo, la distribución del esfuerzo, la búsqueda de la estabilidad, la conciencia de la respiración, la coordinación del gesto con la respiración, la observación de los pensamientos requieren atención, una presencia permanente que ayuda a refinar la conciencia del cuerpo, pero también a desarrollar nuestras facultades de concentración y atención.

9 – Cultivar la energía positiva. A menudo desperdiciamos nuestra energía en actitudes y pensamientos negativos, como resentimiento, juicio, confrontación. El yoga nos enseña a canalizar la energía en direcciones más positivas, constructivas y luminosas. Mirar el mundo como lo que es, estar en el presente, buscar dentro de nosotros mismos la fuerza para avanzar. El yoga es una fuente inagotable de energía para vivir mejor cada momento.

10 – Lleva a la meditación. La meditación, antes de ser un estado, es un trabajo: de conciencia, de presencia, de observación de cada momento. Ya sea una meditación en movimiento (las posturas), en acciones diarias (comer, caminar, hablar…) o simplemente sentados, el yoga nos ayuda a devolver la mente al aquí y ahora. Practicando para dejar de lado lo que nos está estorbando (pensamientos, emociones, juicios, soñar despierto…), un sentimiento de plenitud, apertura e inmensa alegría nos invade.

Inspirado en artículos de Esprit Yoga

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies